Qué es el calendario maya

El calendario maya es un sistema complejo de tiempo que fue desarrollado por la civilización maya de Mesoamérica (una región cultural del continente americano que se ubicaba en la mitad meridional de México, los territorios de Guatemala, El Salvador y Belice, así como el occidente de Honduras, Nicaragua y Costa Rica.).

Este calendario utiliza varios ciclos diferentes, o métodos para hacer el seguimiento del tiempo de acuerdo con los eventos astronómicos o míticos.

A pesar de que el calendario maya no era el único calendario en uso por las antiguas civilizaciones de América Central y del Sur, muchos expertos consideran que es el más avanzado, y es una clara indicación de la importancia que tenía la educación académica en la cultura maya.

Calendario maya

El tiempo de los mayas

Así como en el calendario gregoriano existen nombres para designar determinados períodos de tiempo, los mayas tenían nombres específicos para períodos de acuerdo con su sistema vigesimal modificado de contar días.

La unidad básica de medición del pueblo maya era el kin o día solar. Los múltiplos de esta unidad servían para designar diferentes lapsos de tiempo de la siguiente manera:

  • 1 kin = 1 día
  • 1 uinal = 20 días = 20 kin
  • 1 tun = 360 días = 18 uinal
  • 1 katún = 7,200 días = 20 tun o 360 uinales
  • 1 baktún = 144,000 días = 7.200 uinales, 400 tunes o 20 katunes

Qué es el calendario maya

El tzolkin, “la cuenta de los días” o calendario sagrado

El calendario maya más comúnmente conocido era el Tzolk’in . Este calendario dividía un año o ciclo en veinte secciones de trece días, cada uno de ellos contaba con una figura espiritual asociado.

Es decir que el año maya poseía un total de 260 días, aunque la comprensión de por qué un ciclo duraba tan poco tiempo no es muy clara.

Lee también:  Astronomía y cálculo del tiempo en la cultura maya

Algunos creen que estaba relacionado con la duración del embarazo o gestación humana, el período de tiempo entre los cultivos de siembra y cosecha, o que era debido a la importancia de los números 13 y 20 en la cultura maya.

Este calendario se usaba para celebrar ceremonias religiosas, pronosticar la llegada y duración del período de lluvias, además de establecer los períodos de cacería y pesca, y también para pronosticar el destino de las personas.

Haab o ciclo solar

Además del Tzolk’in, existía otro calendario basado en el ciclo solar el era llamado el Haab. Este calendario dividía el año en 18 meses con 20 días cada uno, y agregaba un tiempo adicional de cinco días sin nombre al final del año.

Los mayas pensaban que esos cinco días últimos eran especialmente peligrosos y que era cuando los dioses descansaban dejando a la Tierra desprotegida, es en estas fechas cuando más rituales realizaban para asegurarse el retorno de su protección.

Estos dos calendarios se utilizaban en combinación, de modo que cualquier día específico identificado en el Tzolk’in y el Haab sólo ocurrirían una vez en un ciclo de 52 años. En lugar de contar los años en número, se cree que esta conjunción puede haber sido utilizada como una descripción exacta de una fecha.

La cuenta larga

Para períodos de más de 52 años, se desarrolló un calendario adicional llamado la cuenta larga. Esto permitió la determinación de los períodos extremadamente largos, y se encuentra a menudo en los monumentos mayas tallados.

A partir de esto los antropólogos pueden decir, que la Cuenta Larga se inició aproximadamente el 11 de agosto del año 3,114 Antes de Cristo, según el calendario gregoriano que se usa en todo el mundo.

Es decir que desde esta fecha los mayas comenzaron a contar el tiempo y se cree que puede haber sido también el principio de su civilización.

Lee también:  Tradiciones de los mayas

El calendario maya es una ventana a un mundo antiguo, en un lugar primitivo donde las antiguas culturas de lo que hoy es Europa pensaban que solo había gente sin conocimiento científico.

En cambio, con las investigaciones sobre la cultura mesoamericana, arqueólogos y antropólogos continúan descubiendo evidencias de las sociedades altamente avanzadas que rivalizaban y que en ocasiones superaban a sus contemporáneos occidentales.

La complejidad del calendario maya dice a los expertos un poco acerca de su cultura: por ejemplo, que eran astrónomos.También sugiere un conocimiento de la longevidad de la sociedad.

Mesoamérica precolombina sigue siendo un misterio, no importa cuántos templos o artefactos sean encontrados a lo largo del tiempo.

El descubrimiento y la comprensión del calendario maya es una pieza valiosa de información, vale la pena su estudio y la búsqueda continua de más conocimientos de lo hacían los mayas, ya que esta es una puerta abierta en una historia cubierta de niebla que los expertos siguen tratando valientemente de entender.


Deja un comentario

contador de visitas gratis