La arquitectura en la cultura maya

La arquitectura estaba presente de manera constante en la vida maya; afirmaba tanto la diversidad de las formas como la continuidad de los temas: todas las ciudades poseían templos, pirámides, palacios y juegos de pelota.

Los edificios se alzaban sobre basamentos artificiales jalonados por estelas o altares. A estas construcciones se añadieron observatorios, plataformas para el culto y los sacrificios, fortificaciones, tumbas y criptas.

La arquitectura en la cultura maya

El arte de la construcción incluía, además, un vasto repertorio de bajorrelieves, esculturas y pinturas. Sin embargo este tipo de construcciones eran solo para la elite dominante, ya que las viviendas donde habitaba el pueblo era la choza tradicional hecha con adobe y hojas de palma.

Sin lugar a dudas el elemento más característico de la arquitectura maya es la bóveda, o arco falso, que techó tumbas, cámaras y otros recintos. Se hacía con hiladas sucesivas de piedras en saledizo, sobreponiendo en el vértice otra piedra como tapa. Se la llama arco falso porque no trabaja como cuña; dado que la piedra clave no confiere rigidez a la estructura.

A lo largo de más de mil años los arquitectos mayas dieron forma a diferentes estilos arquitectónicos, muy localizados geográficamente, que representaron la cosmogonía, el pensamiento y la religión que impregnaba por completo sus vidas.

Estilos arquitectónicos de los mayas

Sudoriental

Con gran cantidad y calidad de monumentos labrados e inscripciones jeroglíficas. Los edificios son de muros muy anchos, cuartos estrechos con falsos arcos mayas escalonados y fachadas cubiertas en parte por esculturas en piedra y estuco. Ejemplos: Copán, en Honduras; Tazumal y San Andrés, en El Salvador.

Petén central

De pirámides muy inclinadas, templos con cresterías huecas y altas sobre cuartos traseros, palacios de dos plantas con anchos muros, cuartos angostos y falsos arcos mayas bajos. Ejemplo: Tikal, en Guatemala.

Usumacinta

Edificios tipo templos en elevaciones naturales (no plataformas piramidales) anchos muros, cuartos angostos, altos falsos arcos mayas y cresterías de doble muro con nichos. Ejemplo: Yaxchilán, en Chiapas, México.

Noroccidental

Edificios con elegantes esculturas en estuco y piedra labrada. Edificios pequeños con grandes cuartos y altos falsos arcos mayas. Los vanos (espacios huecos en los muros) son anchos, dando a los interiores luz y ventilación. Ejemplo: Palenque, en Chiapas, México.

Lee también:  La escultura maya

Puuc

El estilo temprano muestra puertas múltiples formadas por columnas, vanos estrechos y acabados burdos. Ejemplo: Kabah, en Yucatán, México. En el estilo tardío los acabados son mejores y muy refinados, la decoración en la parte superior del edificio incluye diseños geométricos, máscaras de Chaac en esquinas y puertas Se caracteriza por preferir la construcción de edificios alargados a los altos y por la construcción de palacios de muchos cuartos. Ejemplos: Sayil y Uxmal, en Yucatán, México.

Chenes

Aquí se encuentran elementos semejantes en los estilos Río Bec y Puuc. Sus edificios tienen fachadas en tres partes y la decoración representa a máscaras de animales en las puertas. También utilizaban piedras salientes sobre las molduras para colocar estatuas, cresterías de un muro y máscaras de Chaac. Ejemplos: Hochob y El Tabasqueño, en Yucatán, México.

Río Bec

Edificios de torres paralelas, esquinas redondeadas y escaleras simbólicas casi verticales e imposibles de subir. El templo tiene como puerta una simple hendidura. La decoración incluye máscaras de forma animal y diseños geométricos. Ejemplos: Becán, Xpuhil y Chicanná, en Campeche y Yucatán, México.

Planicies noroccidentales

Con dos estilos arquitectónicos: el estilo maya-chichén, que mantiene semejanzas con el estilo Puuc. El maya-tolteca, que incluye pirámides-templo, patios con columnas, patios-galerías y observatorios. La decoración utiliza serpientes, águilas, la figura del chac-mool, jaguares y diseños florales. Ejemplo: Chichén Itzá, en Yucatán, México.

Costa oriental

Se dio en sitios arqueológicos pequeños, con figuras del dios descendente, nichos y perfiles humanos entre las cornisas de las esquinas de los edificios con muros inclinados hacia fuera. Ejemplo: Tulum, en Yucatán, México.

Para intentar explicar lo mejor posible la arquitectura maya se detallan a continuación. Con todo los más extendidos y los que presentan particularidades esenciales en la concepción del modelo arquitectónico maya son los estilos Rio Bec, Chenes y Puuc,

El estilo Río Bec (cedro, en lengua maya) se identifica por las torres sólidas de mampostería que decoran los palacios de una sola planta, cuya entrada principal es enmarcada por mascarones serpentinos; recuerda los templos piramidales del Petén, pero a diferencia de éstos, los cuartos de la cima sólo tienen carácter ornamental. Las poblaciones de Becan, Xpuhil, Chicanná, Río Bec y Hormiguero guardan construcciones de este estilo.

El estilo Chenes (de chen, pozo en lengua maya), predominante en la región del mismo nombre en Campeche, México, se caracteriza por edificios bajos cuya entrada principal tiene toda la fachada decorada con mascarones serpentinos, y las esquinas con medios mascarones superpuestos además de motivos ornamentales como grecas y cresterías al frente de los edificios. Un rasgo distintivo son las estructuras palacio-pirámide que constan de una sola planta con una o más estructuras piramidales sobrepuestas. Hochob y Santa Rosa Xtampak son algunas de las ciudades cuya arquitectura forma parte de este estilo.

Lee también:  Cuál es el legado de los mayas

Y el estilo Puuc (serranía, en lengua maya), se distingue por el cuidadoso labrado de mosaico de piedra que cubre las fachadas, delgado y cortado con gran precisión. Al igual que en los estilos Río Bec y Chenes, los motivos serpentinos abundan pero no decoran toda la fachada sino solamente los frisos; también aparecen escalonados en los perfiles de los edificios.

Se observa la presencia de una decoración geométrica, grecas escalonadas, en forma de “X”, tamborcillos, junquillos, columnas con capiteles y esculturas empotradas en el decorado. La presencia del estilo arquitectónico Puuc, en los estados mexicanos de Yucatán y Campeche, se encuentra en ciudades como Edzná, Xcalumkin, Kankí, Xculoc, Uxmal, Sayil, Labná, Kabah, X-lapak., Chacmultún, Chichén Itzá, Bacalar y EkBalam, entre otras.

Materiales de construcción que usaban los mayas

Un aspecto sorprendente de las grandes estructuras mayas es su carencia de muchas tecnologías avanzadas que podrían parecer necesarias para tales construcciones. Careciendo de herramientas de metal, poleas, y quizá incluso la rueda, la arquitectura maya requería esencialmente de fuerza humana.

Los materiales parecen haber sido fácilmente disponibles. Toda la piedra para las estructuras mayas salía de canteras locales; con frecuencia era piedra caliza que, después de extraída era lo suficientemente blanda como para ser trabajada con herramientas de piedra, y sólo se endurecía pasado un tiempo, al perder su humedad natural.

Además del uso estructural de la piedra caliza, utilizaban piedra caliza aplastada, quemada y batida que poseía propiedades similares al cemento, y era usado ampliamente tanto para acabados, como para unir piedras; sin embargo, futuras mejoras en sus técnicas de extracción de piedra redujeron la necesidad de este acabado, ya que sus piedras comenzaron a encajar casi perfectamente, aún así, permaneció como un elemento crucial en algunos techos con dinteles.

En el caso de las casas comunes, los materiales más utilizados eran los postes de madera, caña, adobes, y paja; sin embargo, también se han descubierto lo que parecen ser casas comunes de piedra caliza y en la ciudad de Comalcalco (Tabasco), se ha encontrado ladrillos de barro cocido.

La cosmovisión maya quedó expresada en el lenguaje arquitectónico. Los edificios eran a la vez utilitarios como simbólicos; una máquina para mantener y perfeccionar la energía divina. Así, las pirámides fueron hechas como modelos del universo; la mayoría cuenta con nueve basamentos escalonados que representan los nueve planos de la existencia celeste, elevando a la cúspide el hábitat de la deidad y su lugar ceremonial.

Lee también:  Las figuras de barro de los mayas

Tipos de construcciónes de los mayas

Plataformas ceremoniales

De poca altura con un máximo de cuatro metros; en los lados tenían figuras labradas. En la parte superior había altares, banderas, incensarios y, a veces, un tzompantli con sus hileras de varas con cráneos ensartados.

Servían como escenarios ceremoniales.

Templos

Lugares donde tenían lugar los rituales para los dioses. Están sobre pirámides y abundan en decoración exterior. Tenían cámaras interiores y un santuario como altar. En algunos casos, hay murales y tableros labrados en piedra.

Palacios

Solos o en grupo, se ubican sobre plataformas en el interior de centros ceremoniales. Tienen muros lisos, con los frisos decorados. Las muchas cámaras interiores sirvieron de habitación para la clase gobernante.

Pirámides

Los mayas solían ampliar sus edificios cada determinado tiempo. Así, estas estructuras fueron hechas sobre construcciones anteriores. Se componen de basamentos escalonados (en muchos casos nueve) y una escalinata central que comunica con un templo en la plataforma superior.

Juegos de pelota

Juego de significado cósmico. La cancha ocupa el centro, con taludes laterales que rematan en un muro con dos anillos por donde debía pasar la pelota. Arriba hay plataformas para el público y templos ceremoniales.

Observatorios

Estas construcciones eran utilizadas como plataformas de observación astral. A veces, también cumplían funciones de marcadores astronómicos, en cuyo caso estaban alineadas con otro marcador.

Los mayas también construyeron depósitos subterráneos para guardar el agua de lluvia (chultunes), así como baños de vapor de uso ritual purificador y medicinal. Se hicieron, igualmente, sistemas de desagüe y son notorias las calzadas bien trazadas y compactadas (sacbé). Durante el Posclásico (900-1521 d.C.) se levantaron murallas y fosas defensivas, y también vallas que delimitaban los recintos habitacionales.

En construcciones funerarias, hubo desde sencillos enterramientos hasta tumbas para la clase gobernante.

Dada la vinculación existente entre la religión y la astronomía con la arquitectura, sus ciudades y templos constituían diagramas astronómicos para unir al hombre con el espacio-tiempo.

De ahí que sus construcciones fueran cuidadosamente orientadas según el paso de los astros, por eso marcaban con exactitud asombrosa un gigantesco calendario pétreo a la vez civil, religioso y agrícola.


Deja un comentario

contador de visitas gratis